Lo que ocurrió un dia como hoy en la Historia de Colmenar Viejo el 29 julio 1753.

Se acuerda solicitar al Cardenal Arzobispo de Toledo la aprobación de las ordenanzas de la cofradía instituida en la iglesia parroquial de Colmenar Viejo con el título y advocación de Nuestra Señora de los Remedios y su Santísimo Rosario.

La historiografía colmenareña aún no ha podido responder claramente a las circunstancias iniciales del culto a su patrona titular, Nuestra Señora de los Remedios. En efecto, aún quedan algunas lagunas, y lo mismo ocurre con otros episodios sobre su desarrollo, tales como la restauración de su talla que tuvo lugar en 1914. En cualquier caso, hacia 1670 tenemos ya las primeras noticias de su altar, ubicado en la ermita de San Bartolomé, actual ermita de Nuestra Señora de los Remedios, donde debió tener especial relevancia e interés en ello el propio concejo colmenareño. A partir de dicha fecha, según los datos reflejados en su primer libro de cuentas, todo parece indicar un rápido despegue de su culto, hasta tal punto que llegaría a ser la titular de la ermita y la patrona de la Villa.

Esta devoción alcanzó un punto importante con motivo del acuerdo tomado por numerosos vecinos para confeccionar las ordenanzas de la hermandad “para honrar y glorificar a maría Santísima de los remedios y su Santísimo Rosario y los gloriosos San Joaquín y Santa Ana”. Un primer paso tuvo que darse con el visto bueno del propio cura párroco, quien no puso ningún inconveniente para solicitar su aprobación “por dirigirse al mayor culto y veneración de esta soberana princesa y para alivio y socorro de los pobres desvalidos y sumamente necesitados...” Además, el inicio de su nombre y lo contemplado en sus ordenanzas no coincidían con la Hermandad ya creada bajo el nombre del Rosario, porque la de nueva creación se distinguía, según el cura párroco, “por ser de los Remedios y Rosario y usar distintas insignias y estandartes”.

Con posterioridad, el visitador eclesiástico, tras escuchar las argumentaciones positivas dadas por el propio párroco, además de contemplar cada uno de los capítulos sugeridos, remitiría las ordenanzas al Consejo de S.A. el Real Infante Cardenal para su aprobación definitiva, que tendría lugar en 1755. Así, en el libro de la Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios y su Santísimo Rosario, se observa que la primera Junta General de la Hermandad tiene lugar en la capilla de santa Ana, ubicada en la calle de la Feria, el 24 de agosto de 1755, eligiéndose como capellán al presbítero Manuel Rodríguez Jusdado “para que lo sea por los días de su vida”.

Las ordenanzas de la Hermandad, bajo el rumbo de su titular, Nuestra Señora de los Remedios, estaban en consonancia con las peculiaridades socio-religiosas del Antiguo Régimen. Desde la capilla de Santa Ana los hermanos quedaban obligados a salir todos los días por la tarde por las calles públicas cantando el Rosario, en caso de mal tiempo lo harían en el interior de la propia capilla. Además de encargarse de la celebración de las funciones en honor de la Virgen, se prestaba una atención especial al aspecto caritativo y asistencial a los pobres enfermos, además de acompañar su cuerpo en caso de fallecimiento.

Fernando Colmenarejo García

Para Mª Paz García y Nieves Villegas, excelentes compañeras de trabajo.

 

©2009 DINI .  •  Colmenarviejo.biz.